Castillos en Alemania de Cuentos de Hadas

Luego de haberle dado una probadita a Alemania tras nuestro paso por Frankfurt, quisimos conocer un lugar al que se le describe casi casi como un lugar de ensueño, un poblado con Castillos sacado de un cuento de hadas llamado Füssen. Dicho lugar se encuentra en el área de Bavaria casi en la frontera con el país vecino Austria.

Castillo Neuschwanstein

Castillo Neuschwanstein

Desde la estación principal de Frankfurt Hauptbahnhof solo hay que tomar el tren rumbo a Füssen (Bahn) cuyo pasaje empieza desde los 50 euros ($75 USD aprox) según la hora de partida. El trayecto podrá durar entre 5 y 8 horas dependiendo del número de paradas. A nosotros nos tocó hacer escala en Munich, y luego de esperar un poco en la estación y de transbordar de tren, nos esperarían un par de horas de camino hasta “tierra prometida”. Si solamente piensan hacer 1 ó 2 viajes en tren, entonces con que los compren individualmente basta, pero si van a recorrer gran parte del continente por esta vía, entonces recomendamos comprar pases de tren para viajar por Europa en paquete, ya sea por la misma Bahn o por otras como Eurail o RailEurope.

Algo que nos gustó mucho de lo que habíamos visto de Alemania hasta ese momento fueron sus verdes paisajes y clima templado, y el camino rumbo a Füssen no sería la excepción. Las faldas de los Alpes en el bello paisaje hacen el trayecto aún más extraordinario.

Así de bonitos son los paisajes rumbo a Füssen

Así de bonitos son los paisajes rumbo a Füssen

Una vez que arribamos a la pequeña estación de Füssen nos dispusimos a buscar nuestro Bed & Breakfast el cual se encontraba al otro lado del río en la vecina ciudad de Hohenschwangau. En apariencia parecía que estaba cerca y nos dispusimos a irnos a pie pero luego de caminar un poco y de pararnos en una esquina a ver el mapa para cerciorarnos que íbamos en la ruta correcta, una señora muy amablemente nos indicó que era mejor tomar un autobus, el cual nos dejaría al pie de la colina del Castillo Neuschwanstein, donde precisamente se encontraba nuestro lugar de alojamiento.

Castillo Neuschwanstein

A las afueras del Castillo Neuschwanstein

En el área, los castillos Hohenschwangau y el Neuschwanstein son sin duda alguna los principales atractivos, siendo el segundo el más popular. Dicho castillo es en el que el cineasta Walt Disney se inspiró para crear el castillo del cuento de la Bella Durmiente y el cual es el símbolo característico de los parques de diversiones y del logo de la compañía cinematográfica.

Subiendo rumbo al castillo

Subiendo rumbo al castillo

Nosotros decidimos recorrer únicamente el de Neuschwanstein, ya que era el que nos llamaba más la atención. Si uno lo desea, se pueden recorrer únicamente los alrededores y apreciar el castillo por afuera y desde el puente sin necesidad de pagar nada. Nosotros optamos por pagar los 12 euros ($18 USD aprox) para ver de cerca cómo lucía por dentro el castillo que el rey Luis II mandó construir y que nunca pudo ver terminado ya que este fallecería antes de que eso ocurriera.

Para llegar al castillo hay que hacerlo cuesta arriba y se puede hacer de tres maneras, en autobus, en carruaje jalado por caballos, o a pie. Nosotros lo hicimos caminando no solo para ahorrarnos el costo de que nos tuvieran que llevar, sino para admirar los alrededores con mejor detenimiento.

Probando la cerveza local

Probando la cerveza local

En las inmediaciones del castillo se pueden ver muchos turistas, sobre todo de procedencia asiática. Uno toma fotografías como si fuese un niño dentro del mismo castillo del parque de diversiones Disney. Cualquier ángulo es bueno para querer llevarse la imagen para el recuerdo.

Los tours dentro del castillo los dan en distintos idiomas y van espaciados cada media hora. Ya adentro, uno se queda atónito al ver los lujos con los que la realeza de aquellos tiempos vivía; puertas, muebles, techos y accesorios hechos o acentuados a base de oro, plata o maderas finas, que dan al castillo esa sensación de estar verdaderamente en un mundo de ensueño. Lo malo es que no permiten tomar fotografías durante el tour así que no se los podremos mostrar.

Vista desde lo alto de los Alpes con el Castillo Hohenschwangau abajo a la derecha

Vista de los Alpes con el Castillo Hohenschwangau abajo a la derecha

Una vez terminado el tour bajamos por la colina hasta llegar nuevamente al pueblo donde ya buscábamos lugar donde comer, teníamos ganas de refrescarnos con una cerveza local y de probar alguna comida típica. Terminando de comer nos fuimos a descansar a nuestro cómodo B&B ya que había que estar listos temprano la mañana siguiente para tomar el tren rumbo a nuestro próximo destino, el cual era Munich.

Recorrimos el tranquilo y pintoresco poblado

Recorrimos el tranquilo y pintoresco poblado

Si haz visitado algunos de los castillos de la zona y tienes alguna anécdota que quisieras compartir o tienes alguna pregunta, puedes hacerlo en la sección de comentarios abajo. También, si te gustó el post y crees que valdría la pena compartirlo en alguna red social, te agradeceríamos mucho si nos hicieras ese grandísimo favor

Posted in Alemania, Europa, visitada, Vuelta al Mundo and tagged , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *