Siempre hemos sido fans de la comida asiática, por lo que mucho antes de planear nuestro viaje a China, ya soñábamos con disfrutar esta parte de la experiencia.

comidas exoticas de china

Y vaya que nos sorprendimos con la cantidad de comidas exóticas que pudimos degustar. Es tan amplia la variedad gastronómica que ofrece este país, que simplemente no “te la acabas”. Y mira que nosotros probamos hasta que nos cansamos. 😯

Comimos dulce, salado, callejero, de restaurante y demás. Son muchísimos los tipos de alimentos tentadores que te puedes topar. Unos deliciosos y otros no tanto, pero hemos escogido 18 comidas exóticas que debes comer en China.

Pupas de gusanos de seda

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Viajeros Vagabundos (@viajerosv) on

Como dirían por ahí, ¿“Viscosos pero sabrosos”? Pues no, ni viscosos ni sabrosos, jaja… La verdad es que las pupas de gusanos de seda casi no están viscosas, ya que por lo regular quedan muy bien cocidas después de cocinarlas. Por lo menos de la forma que las preparan en la calle de snacks Wangfujing en Pekín, que es donde nosotros las probamos.

La piel es dura y crujiente, yo diría que sin sabor, sólo algo salada por los condimentos que le ponen. Y por dentro la carne es muy blandita, también algo insípida. La podría describir como una pechuga de pollo muy cocida, muy tierna y molida o desmenuzada. No diría que son muy ricas, pero sí es muy interesante su consistencia. Tampoco son llenadoras. Tal vez me podría comer unas doce pupas. :mrgreen:

Alacranes

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Viajeros Vagabundos (@viajerosv) on

Comer alacranes puede resultar un tanto impresionante, puesto que comúnmente los vemos como insectos peligrosos de los que tenemos que cuidarnos. Nunca se me habría ocurrido comerme uno jiji… Aunque bueno, comer insectos no es nada raro en muchas partes del centro y sur de México. Pues acostumbran a comer chapulines, escamoles, gusanos de maguey y hormigas chicatanas, entre otros.

Sin embargo, para los que vivimos en el norte del país y para muchos otros, sigue siendo algo extraño y en algunos casos, hasta inconcebible. Aún así, si vas a Pekín, tienes que probar los alacranes fritos. Y he de decirte que no tienen un sabor distintivo. En sí, sólo se siente lo crujiente y el sabor picosito del sazonador, pero nada peculiar. Es más, si me dieran a probar un chapulín y un alacrán con los ojos cerrados, no sabría cuál es cuál.

Jianbing (crepas chinas)

Este platillo es muy común como desayuno en China. Los jianbing los encuentras en cualquier puesto en la calle. Son baratos y muy llenadores.

Se trata de un tipo de crepa que una vez que la extienden en la crepera y se empieza a cocinar, le quiebran un huevo en medio y lo mezclan con cebollín. Le dan vuelta a la crepa y le ponen dos tipos de salsa, una dulce y una picante. Después le ponen lechuga y/u otras verduras, y una fritura parecida a un chicharrón de harina. La doblan de forma que queda un bultito parecido a un burrito, y te lo dan en papel encerado.

Este platillo es un must a probar en China. La combinación de sabores, dulce con picante, y texturas, suave y elástica, con el crujiente chicharrón, es lo máximo. Creo que podría desayunar un jianbing todos los días y nunca me cansaría. No te vayas de China sin comerte un jianbing.

Bingtanghulu (dulce de tejocote)

El bingtanghulu es un dulce súper popular en el norte de China y se acostumbra a comer en el invierno. Yo fui en diciembre, así que me tocaron los mejores. Básicamente se trata de unas brochetas de fruta caramelizada. Puedes encontrar brochetas con kiwis, fresas, y fruta estrella, pero las más tradicionales son las de tejocotes chinos.

La verdad me sorprendieron bastante porque por la forma que están hechos y su apariencia, pensé que estarían súper dulces y empalagosos. Aún así me moría de la curiosidad por probarlos. Pues, resulta que no empalagan.

Por el contrario, hacen que quieras seguir mordiendo. La parte de afuera es crujiente pero a la vez chiclosa, no quiebra dientes. Y por dentro está el tejocote que es tiernito, un poco más que una manzana. De hecho parecen manzanitas, son rojos y casi perfectamente redonditos. El sabor es algo acidito y contrasta muy bien con lo dulce de la azúcar. Creo que este snack, aunque lo parezca, no es para compartir. Y definitivamente, es un antojo imperdible de China.

Baozi (panes chinos)

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Diana Parra (@foodxury) on

Los baozi o bao, son panes cocidos al vapor, muy suavecitos, que pueden tener rellenos salados o dulces. Los salados normalmente van rellenos de puerco o vegetales. Y los dulces pueden tener frijoles rojos, taro, camote morado o piña. Hay algunos de colores, ya sea por sabor o por colorante, y otros que no tienen relleno. Hasta integrales y multigrano me tocó probar. Mis favoritos son los morados rellenos de dulce de taro.

Sheng Jian Bao (panes chinos fritos en sartén)

Parecidos a los baozi pero en lugar de ser cocinados al vapor, estos son fritos en un wok hasta que quedan bien dorados de abajo, casi quemaditos, pero sólo la parte de abajo. Así que cuando los muerdes se siente una combinación de lo suavecito de la masa de arriba y el relleno con lo crujiente de la parte frita de abajo, completamente diferente a los baozi, que tienen una textura esponjosita.

Pato Pekín

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Diana Parra (@foodxury) on

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida por Viajeros Vagabundos (@viajerosv) el

Este es un clásico de clásicos y casi casi obligatorio probarlo en Pekín. Lo encuentras prácticamente en cualquier restaurante y es una delicia de platillo. Te lo sirven en rebanaditas con la piel, e incluyen unas tortillitas tipo crepas para que te prepares lo que vendrían siendo unos burritos de pato.

También te traen varios ingredientes para complementar tu burrito. A nosotros nos trajeron una charola con salsa dulce, cebollín, sal, un dulce muy parecido al ate de membrillo, pepino, cilantro y hasta piña.

Sopa de Wonton

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Viajeros Vagabundos (@viajerosv) on

Esta también es una clásica de China y rara vez la encuentras en restaurantes chinos fuera del país. Así que tampoco te la puedes perder. Especialmente si viajas en invierno, esta sopita cae super bien.

Básicamente es el puro caldito sazonado y tiene los wontones rellenos flotando. Pueden estar rellenos de pollo, puerco o solamente verduras. Cualquiera es riquísimo, aunque personalmente prefiero los de puerco.

Castañas

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Diana Parra (@foodxury) on

Las castañas tal vez sean más comunes para muchas personas, pero debo confesar que yo no las había probado. Por fuera, por la cáscara, parecieran como avellanas gigantes, pero por dentro se parecen más como a una nuez de castilla, como un cerebrito.

Y la consistencia, nada que ver con lo que imaginé, es muy densa y muy suave, como morder una papa asada pero con un sabor más fuerte. Digamos un sabor intermedio entre una papa y un camote. Las probé asadas, calientitas y me encantaron.

Carne seca

La carne seca que venden en China es muy diferente a la que estamos acostumbrados a comer en México. Es más gordita, suavecita, chiclosita, y tiene un sabor que se inclina más hacia lo dulce. Se parece más al jerky de Estados Unidos. Y me llama la atención que la gente compra kilos y kilos y se los come como si fueran papitas o cacahuates.

La verdad a mí sí me gustó pero no creo que me podría comer más de tres o cuatro pedacitos en una sentada. A diferencia de la carne seca de México, que es saladita, delgadita y muy crujiente, y me puedo comer hasta 10 piezas sin dudar.

Pay de taro de McDonald’s

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Diana Parra (@foodxury) on

Me encanta ir a las sucursales de cadenas de restaurantes famosos como McDonald’s en otros países, porque agregan ingredientes locales al menú y lo vuelven muy interesante. Resulta que en los McDonald’s de China venden pay de taro. A diferencia de este lado del mundo, donde tenemos regularmente pay de cereza o manzana.

El taro es un tubérculo parecido a la papa, pero es blanco con muchas rayitas moradas y tiene un sabor muy peculiar. En Asia lo utilizan mucho para hacer postres y sabe mega delicioso.

Pero bueno, el pay de taro que venden en McDonald’s de China es una delicia, tiene trocitos de taro y es muy dulcecito. Lo amé y obviamente compré la oferta de los dos pays, mismos que me devoré enseguida. Si eres dulcero, tienes que pasar a probar el pay de taro de McDonald’s en China.

Y si no eres dulcero, de todos modos ve, compra la promoción de los dos pays, y tráemelos de regalo 😁😁😆.

Pay de granada de KFC

Otro pay que me sorprendió fue el que probé en un KFC de Pekín. Este era de granada, también estaba exquisito. Con decirte que ni siquiera me di el tiempo de tomarle foto o video. Confieso que casi no voy a los KFC de México o Estados Unidos, pero cuando vi el letrero de los postres afuera del establecimiento, me dio curiosidad y entré sólo por eso.

A Gan Guo Kui

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Diana Parra (@foodxury) on

A Gan Guo Kui, o pan relleno horneado al estilo Jingzhou, es un tipo de pan plano, muy delgado. Va relleno de carne, puerco o vegetales. Lo hornean en las paredes de hornos tipo barriles, parecidos a los tandoor, comunmente usados en la India. La verdad es que no esperas que haya tanto sabor en un pan tan delgado. Pero al morderlo, pareciera más grueso y relleno, y sí es muy rico.

Shuijiao (dumplings hervidos)

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Joyce (@monkeyeatsworld) on

Los shuijiao son dumplings hervidos, por lo regular rellenos de carne molida de puerco. Parecieran mini taquitos cerrados o empanaditas. La masa es suave y elástica. Se acompañan y sumergen en una salsa de soya con picante. Es común encontrar dumplings en restaurantes chinos fuera del país, y son bastante populares en muchas partes del mundo. Aunque estos por lo regular están fritos (guōtiē), no hervidos. Así que debes probarlos en China.

Dumplings de sopa

Estos dumplings son más como bolsitas o saquitos, y por dentro están llenos de sopa hirviendo. Así que hay que tener mucho cuidado al morderlos. Algunos le dan una mordidita por arriba para chuparle el líquido y otros deciden comerlo entero, pero si haces eso, seguro te quemas la lengua.

En Yuyuan gardens venden unos más grandes, casi del tamaño de un puño. Te incluyen un popote, de forma que primero te tomas la sopa y después muerdes el dumpling. Es una comida muy divertida y diferente, por eso no olvides incluirla en tu lista de comidas exóticas que debes comer en China.

Cong You Bing (pancakes de cebollines horneados)

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Diana Parra (@foodxury) on

Increíble lo delicioso de los cong you bing. Estos panecitos se ven tan simples; sólo pan y cebollín. Por otro lado, cuando vi el letrero que decía “horneados”, y luego haciendo la línea para comprarlos vi que los bañaban en aceite y los freían, casi me arrepiento y me devuelvo al ver la alberca de aceite (jaja… como si nunca comiera cosas fritas). Pero dije, ya estoy aquí, y además, una vez al año, no hace daño, jiji.

Y que lo voy probando. No podía creer lo rico que estaba; calientito, crujiente, con mucho sabor. Creo que ni siquiera le di de probar a Jo. ¡Ups! 🤷‍♀️ Me encantó tanto que quería pedir otro. Pero sí pensé que no debería por el aceite. Así que hasta ahí llegó mi antojo.

Youtiao (churros chinos)

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Tho Loves Food (@tholovesfood) on

Los youtiao son unos panes largos conocidos como churros chinos, pero el sabor es mucho más parecido al de una dona que al de un churro mexicano. Tampoco se parecen gran cosa a los churros que tenemos en México, que por lo regular son delgados y cubiertos de azúcar. Estos son más gorditos, más parecidos a los churros de España. Y tampoco son crujientes; son suavecitos y grasositos jaja. Eso sí, muy ricos, y baratos también, pero muy llenadores. Yo sí te recomiendo compartir un youtiao con alguien más, si quieres guardar espacio para probar otros antojos chinos.

Hot Pot (olla caliente)

El Hot Pot u olla caliente, es un platillo muy divertido que tienes que comer en familia o con amigos en China. Nosotros lo disfrutamos en Pekín y nos encantó. Se trata de pedir diferentes ingredientes crudos que te llevan a tu mesa. En medio ponen una olla con un caldo hirviendo bien condimentado, donde tú mismo cocinas lo que quieres comer. Puedes pedir diferentes tipos de carnes, mariscos y verduras.

Con los palillos, tomas tus ingredientes, los sumerges en el agua hirviendo, y en unos segundos se cocen. Los retiras, les pones una salsa de mantequilla de cacahuate salada, y a la boca. Cuidado porque está súper caliente. Es importante que sólo cocines los ingredientes conforme te los vas a ir comiendo, porque de otra manera se desintegran en el caldo. Te lo digo por experiencia. Al principio nos soltamos echando bolitas de pescado y hongos, y después ya no los encontramos.

Como ves, si viajas a China, tienes que probar su auténtica e insólita gastronomía. Aquí tienes sólo 18 comidas exóticas que debes comer en China, pero hay muchas más. Y si te atreves y te da tiempo, pruébalas todas, y compártenos tu experiencia y tus fotos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.