301views

Después de haber visitado parte del centro histórico de la Ciudad de México y el área de Bellas Artes el día anterior, tocaba el turno de ir al sur de la ciudad.

Como ya lo veníamos haciendo anteriormente, la forma que escogimos para trasladarnos a esos lugares fue por medio del metro. Primero iríamos hasta el que nos quedaba más lejos que era Xochimilco y ya de regreso pasaríamos por Coyoacán, y finalmente iríamos a Ciudad Universitaria.

A tomar el metro
A tomar el metro

Tomamos nuestra habitual ruta desde el Metro Insurgentes hasta lo que sería nuestro primer destino del día. Lo que sería un poco diferente en esta ocasión es que tendríamos que transbordar del metro al tren ligero en la estación de Tasqueña ya que la línea no llegaba hasta allá.

En el post anterior olvidé comentar que para el uso del metro es necesario pagar la baja cuota de 3 pesos(algo así como $0.20 USD) y cuando uno paga te dan ya sea un boleto individual o bien, puedes comprar unas tarjetas de plástico recargables a las cuales les puedes agregar saldo cada vez que lo desees y que uno va escaneando a la entrada cuando hace uso del servicio.

Para el tren ligero hay que tomar en cuenta que ahí solamente puedes hacerlo por medio del uso de la tarjeta recargable. Ya sea que la hayas obtenido con anterioridad o que la compres ahí mismo.

Trajineras
Trajineras

En caso de que seas aficionado al fútbol, durante el trayecto que te llevará a Xochimilco, te toparás con el Estadio Azteca en el camino, de hecho una de las paradas del tren se llama así y nosotros nos bajamos en la estación para tomarnos unas fotografías, no fuimos hasta las inmediaciones del estadio ya que desde la estación se podía apreciar perfectamente bien lo que queríamos.

Total que seguimos nuestro camino y al fin llegamos a la estación Xochimilco, ahí solo fué cuestión de seguir los señalamientos y las indicaciones de las personas que se encuentran apostadas en cada esquina. Al principio creíamos que simplemente se trataba de gente muy amable pero ya al final nos dimos cuenta de que era una especie de red de trabajadores que desde el principio van guiando a uno hasta los embarcaderos para los que trabajan y en los cuales uno toma las trajineras.

Casa de Hernán Cortés
Casa de Hernán Cortés

En Xochimilco, una de las principales atracciones son estas pequeñas embarcaciones en las cuales se dan paseos familiares en el lago y en el que un guía te va dando el recorrido. Durante el trayecto puedes ir escuchando música en vivo o incluso comiendo de lo que ahí mismo preparan y te sirven, eso si, vete preparado para desembolsar unos $40 dlls por la embarcación, y otro tanto parecido para lo demás.

De ahí regresamos rumbo al norte y nos bajamos en la delegación Coyoacán. Un lugar que preserva algo de la época precolombina y de tiempos de la conquista. En estas fechas podría decirse que se le considera uno de los lugares de gente acomodada. Además en el área encontrarás la Plaza Hidalgo, en donde se encuentra la que también es conocida como la Casa de Hernán Cortés, aunque en realidad nunca lo fue. Es un lugar muy tranquilo donde se puede pasar un buen rato con la familia comiendo una nieve, un elote, o alguna otra cosa de las que venden en los puestos de comida. El museo de Frida Kahlo también está ubicado a unas cuadras de la plaza.

Calles de Coyoacán
Calles de Coyoacán

Cerca del área también se encuentra Ciudad Universitaria, la cual es la máxima casa de estudios en Mexico, la UNAM. Ahí tuvimos la oportunidad de caminar a las afueras del Estadio Olímpico Universitario, así como por la explanada donde se encuentran rectoría y la biblioteca central, en la cual se puede apreciar un bonito muro el cual es casi un emblema distintivo del campus. Cabe señalar que las instalaciones de la universidad fueron muchísimo más grandes de lo que esperábamos, pero para nuestra fortuna cuenta con transporte público gratuito dentro de ella y así no tuvimos que recorrer todo a pie.

Ciudad Universitaria
Ciudad Universitaria

Fue un día bastante largo y cansado, pero conocimos bastante y lo disfrutamos mucho, sobre todo caminando por las empedradas calles de Coyoacán y haciendo “jumps” cerca de la biblioteca central en Ciudad Universitaria. Era tiempo de irnos a descansar ya que el día siguiente nos traería muchas más cosas interesantes para hacer.

You may also like

2 Responses

  1. Coyoacan es un lugar hermoso, ni si quiera parece que estas en el Distrito Federal puesto que la atmosfera es muy diferente, Ojala hubiesen podido ir en Domingo pues ese dia esta abierto el mercado y hay muchisima mas actividad, En esta zona de ciudad recomiendo probar el delicioso cafe en El Jarocho es un icono de Coyoacan.

    1. Si fue de los lugares que mas nos gustó del DF la verdad, y si falta tiempo para visitar todo con mas detenimiento. Escuchamos que nos faltaron probar comidas ricas del área jejeje, ya para la otra será, un abrazo Lorena! 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.